Inteligencia Artificial y los ODS

Las tecnologías avanzadas, tal como la inteligencia artificial, tienen un gran potencial para acelerar el progreso de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la agenda 2030 impulsando cambios hacia un nuevo modelo que suponga un desarrollo sustentable, con el foco en combatir la desigualdad y la injusticia, asegurando la protección, restauración y promoción del medio ambiente.

Las nuevas tecnologías pueden beneficiar las vidas de muchas personas alrededor del mundo. Por ejemplo, pueden mejorar la seguridad alimentaria, facilitar la atención en salud, el acceso a la educación o ayudar a las economías locales a crecer a través del acceso a nuevos mercados y formas de financiación. Ello supone disminuir la brecha digital entre los países de bajos y altos recursos y dentro de los países, de manera que todos tengan el mismo acceso a los beneficios de las herramientas tecnológicas.

“Que nadie quede atrás” es el lema de esta agenda y la expresión más acabada de evitar la discriminación y los sesgos en todas las etapas de los sistemas de IA, pero también orienta sus objetivos hacia la igualdad y la justicia. Ello es particularmente relevante en relación a la equidad de género que es uno de los objetivos prioritarios de UNESCO. Así en la publicación del año 2019 titulada “I´d blush if I could” 1, (Me sonrojaría si pudiera) pone de manifiesto que hoy en día, las mujeres y las niñas tienen un 25 por ciento menos de probabilidades que los hombres de saber cómo aprovechar la tecnología digital para fines básicos, cuatro veces menos probabilidades de saber cómo programar computadoras y 13 veces menos probabilidades de solicitar una patente de tecnología. Los datos existentes son inequívocos sobre la gravedad de las brechas de género actuales, en particular en relación a las habilidades digitales, más severo para las mujeres mayores, menos educadas, pobres o que viven en áreas rurales y países en desarrollo.

En un momento en el que la tecnología se está organizando para tomar decisiones de importancia global y está dirigiendo la vida de las personas de manera profunda y sutil, este desequilibrio merece una atención urgente, así como los planteados por los demás ODS.