Inteligencia artificial y más de 20 proyectos peligrosos



David Dao es un estudiante doctorado de la universidad pública Eth de Zurich que trabaja en la implementación de la inteligencia artificial (IA) para restaurar el ambiente y promover el desarrollo sustentable. Desde el año 2018 ha abierto un espacio colaborativo en la plataforma GitHub para divulgar los usos más aterradores que se están llevando a cabo con dicha tecnología. Éste contiene ya más de 20 proyectos potencialmente peligrosos, se titula “Awful AI” (IA horrible) y busca concientizar, debatir y prevenir sobre sus potenciales usos indebidos. El repositorio, desde su creación registrada el 27 de marzo del 2018, cuenta ya con más de 40 actualizaciones, 17 colaboradores activos y una tabla de temas muy variada donde se debaten noticias sobre su uso para vigilar, discriminar, desinformar y hasta asesinar entre otros tantos tópicos.


Pero, ¿qué tiene de valioso este repositorio sobre la IA? En la actualidad, hacer un seguimiento individual de todos los avances peligrosos de esta tecnología no es tarea sencilla. A través de distintos colaboradores globales, este repositorio busca nuclear la mayoría de las novedades para visibilizarlas, hacerles seguimiento, debatirlas e idear posibles soluciones. Conocer sobre los avances de esta tecnología en cada parte del mundo es muy importante porque su uso inadecuado ha derivado ya en actos irreversibles de asesinato, discriminación, vigilancia y desinformación.


Gracias a este almacén de proyectos e investigaciones tenemos la posibilidad de comprender lo urgente que es tomar posición como humanidad sobre los aspectos éticos que orbitan alrededor de la IA. La responsabilidad de encontrar soluciones para disminuir su nocividad nos está atravesando, en mayor o menor medida, a todos y todas. ¿Cómo

haremos para poder disminuir sus riesgos sin privarnos de su potencial efecto benéfico? ¿Bastará con regulaciones locales y globales? ¿Quiénes escribirán estas normas y bajo qué control? Te invito a ingresar a esta plataforma, recorrer los proyectos que la habitan y reflexionar sobre cómo construir una IA menos espantosa. Por último, me gustaría aclarar que este artículo nace de una necesidad personal por promover los derechos de la ciudadanía digital, los cuales buscan lograr una mayor distribución de acceso, comprensión, revisión y modificación de estos algoritmos que llegaron para transformar nuestras vidas. Espero que este material resulte interesante e inspire a grandes debates y reflexiones.


Nota escrita por Ariel Nicolás Pont- Diseñador de experiencias de aprendizaje en Eidos Global, estudiante de psicología en la Universidad de Buenos Aires y desarrollador web independiente.

57 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Suscribite a nuestra newsletter

  • Facebook
  • Twitter

Contacto: a.abella@unesco.org - Agustín Abella